sábado, 10 de septiembre de 2016

Crítica - Perdidos en Tokio (Lost In Translation)

Información de la película

Título: Perdidos en Tokio
Título original: Lost In Translation
Director: Sofia Coppola
Reparto: Bill Murray, Scarlett Johansson
Guíon: Sofia Coppola
Música: Brian Retzill
Fotografía: Lance Acord
Año: 2003
País: Estados Unidos
Género: Comedia dramática. Película de culto

Sinopsis (no recomiendo que la lean)

Bob Harris, un actor norteamericano en decadencia, acepta una oferta para hacer un anuncio de whisky japonés en Tokio. Está atravesando una aguda crisis y pasa gran parte del tiempo libre en el bar del hotel. Y, precisamente allí, conoce a Charlotte, una joven casada con un fotógrafo que ha ido a Tokio a hacer un reportaje; pero mientras él trabaja, su mujer se aburre mortalmente. Además del aturdimiento que les producen las imágenes y los sonidos de la inmensa ciudad, Bob y Charlotte comparten también el vacío de sus vidas. Poco a poco se hacen amigos y, a medida que exploran la ciudad juntos, empiezan a preguntarse si su amistad podría transformarse en algo más

Reseña

Les voy avisando desde ahora que esta es mi primer reseña de una película. Así que tiene bastantes chances de salir bastante mal...

Si todavía no leyeron la sinopsis, les recomiendo que no lo hagan. Si deciden ver esta película deben saber que es acerca de cómo uno puede estar muy acompañado en el mundo pero, a la vez, sentirse totalmente solo. Se trata de cómo ciertas personas pueden hacer que veamos a nuestra realidad de una manera totalmente diferente. Es una película sin una trama muy definida, sin conflicto, sin nudo, incluso sin desenlace. 
Una vez vi una entrevista a un director (no me acuerdo cuál exactamente) en la que le preguntaban si era más importante en una película buenos personajes o buena historia. Y ese director (que todavía no me acuerdo el nombre) dijo que para él eran mejor buenos personajes y dio el ejemplo de Lost In Translation. Y esa es exactamente esta película. Muy buenos personajes, pero sin ninguna historia, sin mucha acción, sin cambios rotundos, sin plot twists. 
Esta película es simplemente la historia de unos días en la vida de una persona normal, algo que nos podría pasar a todos. Es un punto en el medio de la existencia. 
Y, como dije antes, los personajes. Tenemos por un lado el personaje de Bob, hecho por el gran Bill Murray. Este hombre, que lo tiene todo y a la vez nada. Que puede tener plata, mujeres, reconocimiento a su alcance pero que, en cambio, no siente nada. Esta solo, vacío. Y por el otro lado tenemos a Charlotte (o Scarlett Johansson en sus inicios), una mujer que está en la cima de la pirámide gracias a su pareja, y este hecho la hace perderse su reconocimiento. Su pareja puede ser famosa, pero ella también se siente sola, abandonada, débil. Juntos comienzan a darse cuenta de que siempre está esa otra persona que se asemeja a vos y que te puede cambiar para mejor.
Ahora, en la mayoría de los casos, cuando alguien escucha "película de culto" en el género de una película tiende a imaginarse a una película aburrida, profunda, que solo unos pocos puedan llegar a entender el mensaje. No es así. Una película de culto es una película que tuvo gran admiración por una parte de la audiencia y quedó asentada en la cultura. Pueden ser películas con muy buen recibimiento de la crítica, como "Pulp Fiction" o películas que fueron destruidas, como "Chucky" (la de 1988). Todas esas películas tienen ese algo que hicieron que mucha gente, a muchos años de su estreno original, aún las recuerde. Y, claramente, este es el caso de Lost In Translation. Primero, fue dirigida por Sofia Coppola, que ya había dirigido "Las vírgenes suicidas" antes, que todo el mundo adoró. Segundo, tenemos a actores como Bill Murray o Scarlett Johansson, incluso Anna Faris, que son genios. Y tercero, toda la película fue filmada en celuloide, lo que le da un tono más romántico, o de recuerdo. O al menos eso dijo Sofia Coppola. Entonces, con todos esos factores, ¿cómo puede esta película no pasar al salón de cine de culto?
Una de las cosas con las que voy a comenzar a cerrar la reseña es explicando que, aunque esta película esté clasificada como "comedia dramática", de comedia tiene bastante poco. Tenemos algunas escenas, como la del karaoke, o cuando conocen a la rubia que no me acuerdo el nombre, que intentan ser graciosas, pero no lo son. El tema es, la directora es tan inteligente y tan grandiosa que hizo todo eso a propósito. Ella quiso que esas escenas parezcan de humor cuando en realidad encierran algo mucho más profundo. Creo que si querés ver una película un sábado a la noche, cuando no hay nada mejor que ver, y solamente querés verla para pasar un rato, para divertirte un poco, lo más probable es que termines de ver la película y te quedes decepcionado. Vas a pensar, "¿qué acabo de ver? ¿cuándo comenzaba la trama? ¿dónde se suponía que estaba la comedia?". En simples palabras, esta no es una película "pochoclera". Si querés una película así, te recomiendo Crazy, Stupid, Love, una película graciosa, dramática, muy buena, que podés disfrutar un sábado a la noche. Pero para esos casos no te recomiendo Lost In Translation.
Yo vi esta película en un Top, "5 películas que debes ver antes de morir". Y esta era una de esas. Estaban Olbdoy, Gone Girl, GoodFellas, The Rocky Horror, y Lost In Translation. Y sí, concuerdo totalmente. 
Así que mi nota para Lost In Translation es

9.8


Mirá esta película. Ama esta película u odia está película. 
Pero sí o sí decime una opción para el nuevo nombre del blog, algo que combine libros y cine. Y seguí al blog. Y comentá. 
Hasta luego!!!!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Comentá!