domingo, 14 de mayo de 2017

Mi problema con el cine

Hola, soy Valentín y antes de empezar les voy a contar un par de cosas. Primero, ya no voy a subir mi crítica/opinión de Logan. Probablemente al terminar el año esté en mi lista de las mejores películas, pero ya pasó demasiado tiempo desde el estreno y perdió la gracia. Lo único que tienen que saber es que me encantó, me pareció una película espectacular, una de las mejores de superhéroes de la historia, muy cerca de El Caballero de la Noche (¿o Deadpool... tal vez?) y una gran cuasi-obra de arte. Después, fui a ver el re-estreno de Lo que el Viento se Llevó y me fascinó y voy a ir a ver los de Alien y 2001: Odisea del Espacio, de los que no creo subir críticas, así que esperen las críticas de Huye y tal vez Alien: Covenant pronto si les interesan las películas nuevas, y este punto tiene algo que ver con lo que voy a hablar hoy, así que presten atención. Y por último, ya sé que ya terminó la décima temporada de The Big Bang Theory, uno de los finales de temporada que más esperaba, pero Warner Latinoamérica va a tardar un mes probablemente en pasar el final, así que tienen que esperar un poco para esa crítica. Y empecemos.
Les voy a decir la verdad. Sé me habían acabado las ideas de qué escribir, todavía no vi Huye o alguno de los estrenos, y tenía un par de ideas pero más complicadas y que llevarían más tiempo hacer, entonces se me ocurrió algo. Si ustedes saben (más o menos) porqué amo el cine, se merecen saber también cuál es la parte de este con la que tengo un problema. Y lamentablemente esta parte que no me gusta del cine se está volviendo cada vez más y más grande, así que quería informarlos y decirles qué es lo que está pasando y qué tenemos que hacer para que todo vuelva a ser como era antes. Hice un gran trabajo de investigación para este post que espero que aprecien, porque me llevó bastante. Así empezamos.

Mi problema con el cine

Todos escuchamos hablar de Tiburón, la primera gran película de Steven Spielberg. Esta película nos presentaba una trama de suspenso, thriller y entretenimiento en general. Recaudó en todo el mundo U$D 470.000.000 y ahora es considerada la película N° 189 con mayor taquilla en toda la historia. Pero cuando esta película salió en 1975 algo cambió. Tiburón es, para los que no saben, la primer película considerada blockbuster.
Antes de seguir, abro un paréntesis para explicar lo que es una película de esta índole. Entonces, ¿qué es un blockbuster? Un blockbuster es una película hecha pura y exclusivamente para recaudar dinero en todo el mundo, explotar en taquilla y que la gente vaya a verla porque, sino, según los directores, productores y todos los que trabajan en esa película, te vas a perder de algo épico. Y Tiburón fue el primer blockbuster de todos. Con una historia simple, pero que puede atrapar al hombre promedio con un trailer o algún giro que parece diferente y que puede hacer que una familia, después de un día cansador, se relaje mirando una película entretenida y nada más. Y después de Tiburón vinieron cientos, miles.
Y no me malinterpreten, hay blockbusters bastante buenos, como Titanic, con 2 mil millones de dólares recaudados en el mundo, la segunda película más taquillera de la historia, o Jurassic Park, con mil millones de dólares mundiales y volviéndose la película más taquillera en su tiempo, y ahora la N° 24. Pero, lamentablemente, tenemos los malos, y ahora hay más que nunca. Tenemos películas malísimas, terribles, que ni siquiera entretienen, como Rápidos y Furiosos 8, que por alguna razón llegó a estar en el puesto N° 12 de películas más taquilleras de la historia, y la segunda más taquillera de la saga, después de Rápidos y Furiosos 7, otra película bastante mala. Y películas como estas se llevan toda la atención, mientras que otras no tanto. En el fin de semana en el que se estrenó Rápidos y Furiosos 8 en Estados Unidos también se estrenó una gran película animada, Your Name, que solo recaudó U$D 304.000.000 mundialmente, cuando la otra recaudó U$D 1.200.000.000. ¿Se nota la diferencia? Me parece que sí, y es bastante obvia. 
Y, aunque Tiburón fue la madre de los blockbusters en general, creo que hay otra película que comenzó otro tipo de películas. Las películas que se basan en los efectos especiales. Y estas fueron creadas por una que todos vimos, Avatar. ¿Quieren saber cuánta plata esta película recaudó mundialmente? U$D 2.787.965.087, convirtiéndose en la película más taquillera de toda la historia, título que se sostiene hasta el día de hoy, Una película que, con la mano en el corazón puedo decir que se basa solo en efectos especiales, recaudó más que todas las películas nominadas al Óscar de este año juntas. Ya ven a dónde voy con esto, ¿no?
Pero igual, vamos a ser sinceros. Toda nuestra atención está centrada en películas malas el ochenta por ciento del tiempo. Que Cincuenta Sombras más Oscuras, que Escuadrón Suicida, que Transformers 4, Jurassic World, Shrek 4 y muchas más. Y ahora esto está pasando más que nunca. 
Una frase que uno de los mejores youtubers de ahora dijo en un vídeo hablando de El Demonio Neón, Caja de Películas, resume una gran parte de mi pensamiento. "Ya estoy harto de que todo el mundo sea un superhéroe." Yo de Marvel ya me cansé y DC ya está muerto. Son películas de altísimo presupuesto con una historia ya muy reciclada que no nos dejan nada y, en algunos casos, ni nos entretienen. A excepción de, tal vez, Capitán America: Civil War, Deadpool y Logan no hubo ni una película de superhéroes en los últimos diez años que se pueda considerar una de las mejores de ese año. Los Vengadores, Thor: Un Mundo Oscuro, Iron Man 2, Linterna Verde, Batman V Superman, ya mencioné a Escuadrón Suicida o X-Men: Apocalipsis. Películas planas, todas parecidas entre sí, que no dejan nada.
Miremos a un año en la historia: 1994. Solamente en ese año se estrenaron Sueños de libertad, Forrest Gump, Cuatro Bodas y un Funeral y Pulp Fiction. Cuatro películas ya consideradas clásicas se estrenaron en un mismo año. Cuatro películas excelentes que fácilmente se podrían haber llevado el Óscar a la Mejor Película de ese año, que no tienen prácticamente ninguna falla, y qué es muy difícil decir cuál es la mejor de las cuatro. Díganme cuándo fue el último año en el que pasó eso. Nunca más. Todos los años tenemos un montón de películas vacías, planas, y diez más o menos que están protagonizando los Óscar, y nada más, pero este tipo de calidad como en 1994 ya no la tenemos, y no sé cuándo algo así se va a volver a repetir.
Básicamente y en pocas palabras, mi problema con el cine es que este evolucionó hasta el punto de que la cantidad es más importante que la calidad, y esta última está muy dejada atrás. Pero igual veo esperanza. Tenemos películas como Logan, Hambre de Poder o Talentos Ocultos, películas para nada pretenciosas que tienen bastante aceptación en la taquilla, audiencia y crítica, que me hacen pensar que si uno quiere ver buenas películas, hay bastantes y se pueden encontrar. Entonces, hoy los encomiendo a todos ustedes. Vayan a ver películas buenas. No vayan a ver tanto Marvel o DC, o franquicias tontas y muertas. Vean cosas nuevas y mejores. Vayan al buen cine. Vayan a ver películas hechas por amor al arte, por amor al cine. Vayan.


Muchas gracias por leer el post de hoy, que me llevó bastante tiempo hacer. Espero que comprendan mi punto de vista, y espero que compartan su opinión respetuosamente en los comentarios.

Si te gustó lo que leíste y querés leer más cosas así, dale +1 al post, si te encantó seguí al blog, y si no podés creer lo que estás leyendo, compartí el post.
Y si querés... seguime en Twitter (@VLuvini), Facebook (Valentín Luvini), o Instagram (vluvini)



Yo soy Valentín Luvini, y este fue un post más. Hasta el próximo!

1 comentario:

  1. ¡Hola Valentín!
    A mi me encanta ir al cine, me da mucha lástima que cada vez sea más caro. Yo solo estoy yendo con los 2x1 porque francamente si tengo que ganastar $300 (o más) cada vez que quiero ir al cine, se me complica bastante. Intento ir entre dos y tres veces cada mes, depende de lo que haya en cartelera. Sino en casa, soy de ver muchas películas también pero no es lo mismo que la pantalla grande.

    Gracias por este post lleno de datos interesantes.

    Un beso grande
    Nati
    http://khaleesigeek.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Comentá!